Té o café ?

A pesar de que la cultura del café está fuertemente asentada en España, el té está ganando cada vez más popularidad. Pero ¿gozan estas dos bebidas de los mismos beneficios? El nutricionista Anthony Berthou nos ayuda a ver las cosas con mayor claridad.

¿Por qué es bueno?

El té es particularmente rico en epicatequinas, unos antioxidantes muy potentes de la familia de los flavonoides que ayudan a protegernos de diversas enfermedades (véase nuestro artículo sobre los antioxidantes). Entre los diferentes tipos de té, el té verde es el más interesante porque contiene galato de epigalocatequina (EGCG), un antioxidante muy potente que ofrece un excelente efecto protector y no se encuentra en tales cantidades en ningún otro vegetal. Huelga decir que, obviamente, otros tipos de té también resultan muy interesantes para la salud.

Gracias a la presencia de flavonoides, el té ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares puesto que sus moléculas favorecen el flujo sanguíneo y la flexibilidad de las arterias. A partir de 3 tazas de té verde al día, se reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular en un 36 % (13 % con té negro). Los flavonoides también estarían asociados con una menor disminución del rendimiento intelectual con la edad.

Por último, los flavonoides permiten prevenir la oxidación del colesterol LDL. De hecho, se debe recordar que es la oxidación del colesterol lo que plantea un problema mayor que su cantidad, ya que el colesterol oxidado contribuye a la formación de placas en las arterias.

Nota: el rooibos es una infusión que no contiene teína. Esta planta también contiene antioxidantes, pero en una magnitud mucho menor que en el té.

Teína y cafeína ¡son lo mismo!

Contrariamente a la creencia popular, la teína y la cafeína corresponden a la misma molécula. Por lo tanto, no hay diferencia entre ambas, y gozan de nombres distintos simple y llanamente por razones históricas.

Así pues, al igual que el café, el té contiene cafeína y ayuda a estimular el cerebro, ofreciendo variados beneficios sobre la atención y el estado de alerta, la reducción de la fatiga o, incluso, el incremento de la memoria (ver más abajo).

De media, hay de 3 a 4 veces menos cafeína en una taza de té que en una taza de café; sin embargo, este contenido puede variar según el origen del té o del café y el método de infusión.

Por otro lado, el organismo asimila mejor la teína, y los taninos presentes en el té ralentizan la asimilación de la cafeína. Es por eso que el té estimula sin provocar esa excitación repentina que señalan algunas personas al consumir café.

¿Hay que evitar el té si se tiene una deficiencia de hierro?

Se ha demostrado que los taninos del té contribuyen a una menor absorción del hierro. A causa de ello, cuando se consume con las comidas, el té puede impedir el 60 – 70 % de la absorción normal de hierro, tanto en lo que respecta al té negro como al té verde, indistintamente.

Aquellas personas que sufren deficiencia de hierro deben evitar beber té durante las comidas para que el hierro obtenido a través de los alimentos no se vea mermado por los efectos del té. Se recomienda, por ello, esperar un mínimo de 2 a 3 horas para consumir té después de las comidas.

En práctica

En resumen, aquí hay algunos consejos para elegir y consumir té:

Evitar llevar el agua a ebullición


Para favorecer la extracción de catequinas, lo ideal es infusionar el té a 85 °C (esta es la temperatura recomendada por cuestiones nutricionales y no de sabor).

Elegir té orgánico


En el cultivo del té se utilizan muchos tratamientos con fungicidas y pesticidas que dejan rastros en el producto final. El té orgánico, aunque no escape completamente a este tipo de agentes, permite consumir un té menos contaminado en general.

Consumir al menos 2 tazas de té al día


Para que se puedan apreciar realmente los efectos beneficiosos del té, se deben consumir al menos dos tazas al día e, idealmente, cuatro tazas.

Escoger el té en hojas


Se recomienda evitar las bolsitas de té en polvo, que son de menor calidad y se ven más afectadas por la contaminación con pesticidas y metales pesados (especialmente aluminio y flúor).

No olvidar hidratarse también con agua


Durante el día, se debe beber agua porque el té en dosis altas puede tener un efecto diurético.

Permitir que el té se infunda durante, al menos, 5 minutos


Esta es la duración adecuada de la infusión del té para que se liberen las catequinas en la mayor medida posible, si bien puede hacer que el té presente un sabor amargo.


¿Por qué es bueno?

Al igual que el té, el café es especialmente bueno para la salud debido a su riqueza en antioxidantes (en particular ácido clorogénico, trigonelina y colina) que contribuyen a la prevención de múltiples enfermedades, como las afecciones del hígado, las enfermedades de Parkinson y Alzheimer e, incluso, ciertos tipos de cáncer (hígado y páncreas). Según un estudio estadounidense, un consumo de, al menos, cuatro cafés al día reduciría el riesgo de recurrencia del cáncer de colon en sujetos que ya han sufrido este tipo de cáncer.

Varios estudios han demostrado que el consumo diario de café podría ayudar a prevenir el riesgo de diabetes; de hecho, mejoraría la sensibilidad a la insulina, que es la hormona responsable de regular los niveles de azúcar en la sangre. En general, también ayudaría a reducir los trastornos hepáticos; sin embargo, estos resultados sólo se observaron en grandes bebedores de café (de 3 a 4 tazas al día).

Por último, el café es rico en cafeína, un estimulante natural del sistema nervioso que no sólo aumenta el estado de alerta y la concentración, sino que también mejora las capacidades físicas. La cafeína presenta una estructura similar a la adenosina, un compuesto que tiene la función de ralentizar la actividad nerviosa y que, por lo tanto, es responsable de nuestro deseo de dormir. A causa de su estructura, la cafeína se une a los receptores de adenosina y, de ese modo, bloquea o ralentiza su acción. Dicho esto, hay que reseñar que el consumo de café no debe sustituir en modo alguno a un adecuado descanso.

Nota: el café descafeinado tiene los mismos beneficios que los mencionados anteriormente, excluyendo el efecto estimulante. Sin embargo, es necesario elegir un producto descafeinado sin solventes. Resulta que, para eliminar la cafeína, una de las técnicas consiste en sumergir los granos de café en un reductor químico que luego se puede encontrar en forma de trazas en el producto final. Por suerte, existen métodos naturales de descafeinado, como el que se consigue con agua caliente.

Consumir con moderación

El consumo prolongado de café en cantidades moderadas (2 a 3 tazas al día) parece tener un efecto bastante protector a nivel cardiovascular, si bien beber café puede provocar un ligero incremento de la presión arterial en las horas siguientes.

Sin embargo, en altas concentraciones y en personas sometidas a otras moléculas que deben ser eliminadas por el hígado (ver más abajo), beber demasiado café puede aumentar la presión arterial a largo plazo e, indirectamente, provocar problemas cardiovasculares. Sin embargo, estos fenómenos se ven principalmente cuando el consumo de café se relaciona con otros factores de riesgo: tabaco, sobrepeso, hipertensión, colesterol, etc.

La cafeína forma parte de las moléculas denominadas xenobióticas, que son aquellas extrañas para el organismo y que se deben eliminar a través del hígado. En caso de que se produzca un exceso de xenobióticos (píldoras anticonceptivas, alcohol, tabaco, pesticidas, fármacos, etc.), el hígado podría tener dificultades para eliminarlos de manera efectiva. A pesar de que el café ofrece efectos beneficiosos sobre ciertas células del hígado, también puede causar problemas en otras.

Además, no hay que olvidar que el consumo de cafeína estimula el metabolismo. En personas con fatiga avanzada, este hecho puede causar dificultad para controlar el equilibrio ácido-base, provocando un agravamiento de dicha fatiga a largo plazo.

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el valor seguro es de 200 mg de cafeína al día, lo que corresponde a unas 2 tazas medianas de café. A excepción de las mujeres embarazadas, para las que no se recomienda su ingesta en absoluto, un consumo de hasta 400 mg (es decir, 4 tazas diarias) no presenta riesgo en personas no sujetas a otras moléculas que deban ser eliminadas por el hígado.

En práctica

En resumen, aquí hay algunos consejos para elegir y consumir café:

Limitar el consumo de café a 2 tazas al día


Esta recomendación debe adaptarse a cada individuo porque depende de la capacidad de cada persona para eliminar la cafeína.

Elegir arábica sobre robusta


El arábica es una variedad que crece en altura, tiene mejor sabor y contiene menos cafeína que el robusta.

Escoger café de comercio justo


Garantiza mejores condiciones de trabajo para los productores y un enfoque más respetuoso con el medio ambiente.

Preferir café orgánico o de pequeñas explotaciones responsables


Contiene menos pesticidas y químicos que el que proviene de grandes plantaciones.

Fuentes

  • Coffee intake, recurrence, and mortality in stage III colon cancer: results from CALGB 89803 (Alliance), Charles S. Fuchs et al., Journal of Clinical Oncology, doi: 10.1200/JCO.2015.61.5062, published online 17 August 2015
  • Ciaramelli C, Palmioli A, Airoldi C. Coffee variety, origin and extraction procedure: Implications for coffee beneficial effects on human health. Food Chem. 2019 Apr 25;278:47-55. doi: 10.1016/j.foodchem.2018.11.063. Epub 2018 Nov 12. PubMed PMID: 30583399.
  • Bhupathiraju SN, Pan A, Malik VS, Manson JE, Willett WC, van Dam RM, Hu FB. Caffeinated and caffeine-free beverages and risk of type 2 diabetes. Am J Clin Nutr. 2013 Jan;97(1):155-66. doi: 10.3945/ajcn.112.048603. Epub 2012 Nov 14. PubMed PMID: 23151535; PubMed Central PMCID: PMC3522135.
  • Tuomilehto J : Coffee consumption and risk of type 2 diabetes mellitus among middle-aged Finnish men and women. JAMA. 2004, 291(10):1213-129.
  • Van Dam RM. Coffee and type 2 diabetes: from beans to beta-cells. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2006 Jan;16(1):69-77. Epub 2005 Dec 13. Review. PubMed PMID:16399494.
  • Xiao Q, Sinha R, Graubard BI, Freedman ND. Inverse associations of total and decaffeinated coffee with liver enzyme levels in National Health and Nutrition Examination Survey 1999-2010. Hepatology. 2014 Dec;60(6):2091-8. doi: 10.1002/hep.27367. Epub 2014 Oct 30. PubMed PMID: 25124935; PubMed Central PMCID: PMC4245376.
  • O'Callaghan F, Muurlink O, Reid N. Effects of caffeine on sleep quality and daytime functioning. Risk Manag Healthc Policy. 2018 Dec 7;11:263-271. doi: 10.2147/RMHP.S156404. eCollection 2018. Review. PubMed PMID: 30573997; PubMed Central PMCID: PMC6292246.
  • EFSA (2015) Scientific Opinion on the Safety of Caffeine. EFSA Journal, 13(5):4102.
  • ESC Congress 2015 29-Aug-2015 Coffee linked with increased cardiovascular risk in young adults with mild hypertension.
  • European Society of Cardiology. "Coffee increases prediabetes risk in susceptible young adults." ScienceDaily. ScienceDaily, 2 September 2014
  • Tharion WJ : Caffeine effects on marksmanship during high-stress military training with 72 hour sleep deprivation. Aviat Space Environ Med. 2003, 74(4):309-314 Kamimori, Gary H et al. “Caffeine improves reaction time, vigilance and logical reasoning during extended periods with restricted opportunities for sleep” Psychopharmacology vol. 232,12 (2014): 2031-42.
  • Mesas AE, Leon-Muñoz LM, Rodriguez-Artalejo F, Lopez-Garcia E. The effect of coffee on blood pressure and cardiovascular disease in hypertensive individuals: a systematic review and meta-analysis. Am J Clin Nutr. 2011;94(4):1113‐1126.
  • Zhang Z, Hu G, Caballero B, Appel L, Chen L. Habitual coffee consumption and risk of hypertension: a systematic review and meta-analysis of prospective observational studies. Am J Clin Nutr. 2011;93(6):1212‐1219.
  • Grosso G, Stepaniak U, Polak M, et al. Coffee consumption and risk of hypertension in the Polish arm of the HAPIEE cohort study. Eur J Clin Nutr. 2016;70(1):109‐115.
  • Grosso G, Micek A, Godos J, et al. Long-Term Coffee Consumption Is Associated with Decreased Incidence of New-Onset Hypertension: A Dose-Response Meta-Analysis. Nutrients. 2017;9(8):890. Published 2017 Aug 17.
  • Danchin N. Coffee or tea consumption: no impact on cardiovascular mortality: the IPC cohort. Présenté au Congrès européen de cardiologie, Barcelone 31 août 2014.
  • P. Elliott Miller et al. Association of tea intake with coronary artery calcification and cardiovascular events : results from the multi-ethnic study of artherosclerosis (MESA). Présentation à l’American Heart Association à Phoenix. Mars 2016.
  • Hertog MGL : Dietary antioxidant flavonoids and risk of coronary disease. Lancet 1993, 342 : 1007-1011.
  • Leopold JA. Antioxidants and coronary artery disease: from pathophysiology to preventive therapy. Coron Artery Dis. 2015 Mar;26(2):176-83. doi: 10.1097/MCA.0000000000000187. Review. PubMed PMID: 25369999; PubMed Central PMCID: PMC4315737.
  • Souissi Y, Souissi M, Chtourou H. Effects of caffeine ingestion on the diurnal variation of cognitive and repeated high-intensity performances. Pharmacol Biochem Behav. 2019 Feb;177:69-74. doi: 10.1016/j.pbb.2019.01.001. Epub 2019 Jan 3. PubMed PMID: 30611752.
  • Momose Y, Maeda-Yamamoto M, Nabetani H. Systematic review of green tea
    epigallocatechin gallate in reducing low-density lipoprotein cholesterol levels of humans. Int J Food Sci Nutr. 2016 Sep;67(6):606-13. doi: 10.1080/09637486.2016.1196655. Epub 2016 Jun 20. Review. PubMed PMID: 27324590.
  • Long-term Dietary Flavonoid Intake and Subjective Cognitive Decline in US Men and Women. Tian-Shin Yeh, Changzheng Yuan, Alberto Ascherio, Bernard A. Rosner, Walter C. Willett, Deborah Blacker. Neurology Sep 2021, 97 (10) e1041-e1056; DOI: 10.1212/WNL.0000000000012454

Descubre el calendario de frutas y verduras de temporada 

Respetar la estacionalidad de las frutas y verduras es importante para el planeta. Yuka ha elaborado un calendario para consumir todo el año frutas y verduras de temporada. Con la compra de este calendario, también contribuyes a la financiación del proyecto.

Comprar • 14.90€

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.